domingo , 21 octubre 2018
Dieselgate Alemania busca venganza y acusa a Fiat

Dieselgate: Alemania busca venganza y acusa a Fiat

Ha pasado exactamente un año, desde la denuncia de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos hizo temblar al gigante Volkswagen. Los ecologistas norteamericanos acusaron la marca alemana de utilizar un programa informático para evitar los límites a las emisiones de CO2 en sus motores diesel. El escándalo llegó a los tribunales y para Volkswagen se abrió un momento muy duro, el peor de su historia.

Un nuevo Dieselgate

Ahora podría abrirse un nuevo capítulo del dieselgate, esta vez teniendo como protagonista al grupo automovilístico italo-estadounidense Fiat Chrysler. Según la noticia publicada por el periódico WirtschaftsWoche, el Ministerio de Transporte alemán habría enviado una carta informativa a la Comisión Europea con evidencias sobre el uso de otro sistema fraudulento en los vehículos Fiat y Jeep.

La alarma fue lanzada por la Oficina Federal de Vehículos Motorizados (KBA) que, después del escándalo Volkswagen, empezó a realizar controles más severos sobre los modelos de las principales casas automovilísticas. En concreto, los coches señalados por las autoridades alemanas son el Fiat 500X, el Fiat Doblò y el Jeep Renegade (en la foto).

Un nuevo Dieselgate

La acusación de Alemania

Durante los tests realizados en territorio germánico, los expertos notaron que los motores, a partir del minuto 20, empezaban a emitir niveles de gases contaminantes muy superiores a los limites de las directivas europeas. Estudiando el funcionamiento del sistema de tratamiento de las emisiones contaminantes, se evidenció que los motores Fiat y Jeep utilizan un catalizador que funciona solamente durante un limitado número de ciclos de limpieza y que se desactiva, intencionalmente, después de 20 minutos.

Una trampa para alterar el resultado de las pruebas que miden el nivel de gases nocivos producidos y que, al mismo tiempo, permite a Fiat proteger sus motores y mejorar las prestaciones.

Ahora le toca a Fiat

Ahora le toca a Fiat

En el artículo publicado por el semanal, es posible leer la carta que el Ministerio de Transporte alemán envió a finales de agosto a su homólogo transalpino. La incredulidad de los expertos alemanes acompaña una fuerte crítica al sistema de control italiano, demasiado superficial e inadecuado hasta para individuar anomalías muy evidentes.

De momento no ha habido ningún tipo de declaración por parte de Fiat Chrylser pero, en caso se confirmen las acusaciones, el grupo tendrá que enfrentarse a consecuencias económicas y legales muy severas, además de la tremenda caída de imagen. Recordamos que el grupo controla también marcas como Abarth, Alfa Romeo, Lancia, Dodge, Jeep, Ferrari y Maserati.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *