viernes , 22 junio 2018
facebook.com/PluglessPower

Fin a los cables: el Tesla S Model se podrá cargar de forma inalámbrica

El Plugless es un cargador inalámbrico capaz de recargar en una hora entre 30 y 40 kilómetros de autonomía, un sistema que ofrece comodidad pero es menos eficiente que la carga directa

El sector automotriz avanza a pasos agigantados y cada día conocemos nuevas noticias sobre el devenir de este sector. De nuevo esta semana Tesla ha aparecido en el foco de la noticia a raíz de una nueva innovación que puede resumirse en dos palabras, sin cables.

La carga inalámbrica de vehículos eléctricos ya es una realidad. A partir de octubre, la empresa Evatran pondrá a la venta su revolucionario sistema ‘Plugless’. Un formato de carga que es posible que gane muchos adeptos a causa de la sencillez de uso. Además, ya no será necesario emplear un cable de carga que en muchas ocasiones termina por manchar las manos del usuario.

El Plugless es un cargador de 7.2 kW, capaz de recargar en una hora entre 30 y 40 kilómetros de autonomía

¿Cómo funciona?

FUENTE:facebook.com/PluglessPower

El sistema está compuesto por dos elementos:

Poste de control

Por una parte se encuentra el poste de control donde aparece reflejada la información de carga. Cuando el vehículo se posa sobre la estación de carga, en el poste aparece una señalización de color verde que indica que la carga ha comenzado. También aporta información sobre el estado de la carga.

Estación de carga

Se trata de una pequeña plataforma, unida mediante un cable al poste de control y que se ha de colocar debajo del vehículo. Para que el sistema funcione correctamente, dicha estación deberá colocarse dependiendo de en qué zona del vehículo se haya instalado el adaptador del Plugless. El adaptador, formado por una plancha metálica, está conectado de forma directa a las baterías del vehículo, de modo que la distancia entre la base y las baterías es de escasos centímetros. El adaptador no se ha de retirar una vez se instale por vez primera, por lo que debe permanecer intacto.

¿Cuentas con una vitrocerámica en casa? Pues el tipo de carga de dicho sistema no es otra que la inducción. Por tanto, la base de carga transmite la energía a través de ondas electromagnéticas.

El Plugless es un cargador de 7.2 kW, capaz de recargar en una hora entre 30 y 40 kilómetros de autonomía. Haciendo cuentas, si el nuevo Tesla Model S P100 (100 kW) cuenta con 600 kilómetros de autonomía, necesitaría 15 horas para que sus baterías sean cargadas al 100%.

Este sistema, de popularizarse, podrá ser empleado tanto en interiores como en exteriores. Está fabricado con materiales altamente resistentes a condiciones adversas. Su composición aguanta temperaturas situadas en un rango que va desde los -18ºC hasta los 50ºC.

El precio

Aquellos que lo reserven en agosto se ahorrarán 980 dólares. El resto tendrá que hacer frente a un coste de 3.420 dólares por hacerse con el sistema de carga inalámbrica. Vista la cifra, queda claro que esta innovación queda, de momento, al alcance de muy pocos bolsillos.

Aunque el uso del coche eléctrico e híbrido enchufable se está popularizando cada vez más, lo cierto es que la estructura de apoyo a este tipo de movilidad es de momento muy escasa. A día de  hoy, en España por ejemplo, las infraestructuras como postes de recarga dejan mucho que desear. Esto hace que la inversión en un coche 100% eléctrico resulte demasiado cara.

Toda tecnología cuenta con sus puntos fuertes y sus debilidades y la carga inalámbrica no va a ser menos.

PROS_CONTRAS_COCHE_AUTONOMO

Ventajas de la recarga inalámbrica

  • Comodidad: No hay que lidiar con molestos cables de por medio. Normalmente los vehículo eléctricos cuentan con un cable de repuesto/emergencia que se guarda en un compartimento del vehículo y, con el tiempo, va ensuciándose. Además, a la hora de recargar el coche en una estación de recarga de carretera, esta puede terminar por manchar al conductor.
  • Ahorro: Al decir adiós a periféricos como los cables, ahorras (aunque sea poco) en tener que comprar un nuevo cable en el caso de que el que tengas se rompa, lo pierdas o se te olvide.
  • Mantenimiento: Desde Evatran garantizan el perfecto estado de las partes de la estación de carga durante ocho años. Además, cuenta con tres años de garantía. Por otro lado, al no requerir de un cable, el conector del coche y el propio cable no registrarán roturas o desgaste. Las baterías del vehículo también lo agradecerán, pues no alcanzarán las altas temperaturas propias del periodo de carga.

Desventajas de la recarga inalalámbrica

  • Eficiencia: Es menos eficiente que la carga directa ya que el tiempo requerido en el proceso es mayor y, por tanto, el gasto de energía aumenta.
  • Consumo: El consumo energético se ve incrementado por dos motivos, es decir, aumenta, como ya hemos apuntado, el tiempo de carga y existe una pérdida de energía durante la carga propia de este tipo de sistemas de inducción.
  • Coste: El coste de esta tecnología de momento es muy elevada y pocos bolsillos pueden permitírsela.
  • Estandarización: A día de hoy existen distintos tipos de sistema de carga inalámbrica y conectores. La recarga sin cables aún no está estandarizada y puede causar algún que otro quebradero de cabeza para los usuarios.

El Plugless es una innovación más que interesante que de momento se encuentra en sus primeros pasos de vida. Con el tiempo y perfección, así como con ayuda externa como la estandarización del sistema y el aumento de las infraestructuras, este formato de carga sí que puede convertirse en una tecnología a tener muy en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *