domingo , 21 octubre 2018

5 revisiones básicas antes de tu viaje de Semana Santa

La DGT espera para la campaña de Pascua un total de 15 millones de desplazamientos, una cifra a la que no se llegaba desde antes del inicio de la crisis en 2008. Es por ello que, ya sea un trayecto corto-medio de entre una y dos horas o un trayecto más largo de entre cuatro y ocho horas, tu coche va a necesitar de su particular puesta a punto para estar listo al echarse a la carretera con todas las garantías posibles durante esta Semana Santa.

Neumáticos y suspensión

Los neumáticos son un elemento imprescindible para la seguridad al volante ya que son el punto de contacto entre la carretera y el vehículo. Es por ello que se hacen necesarias revisar que la presión de estos es la adecuada, así como la profundidad del dibujo (mínimo legal de 1,6 milímetros), y el equilibrado, si fuera necesario. No menos importante es que la amortiguación esté en correcto estado para asegurar la fijación de tu vehículo a la calzada.

Líquido de frenos

El líquido de frenos es uno de los elementos más importantes del sistema de frenado del vehículo, por lo que ha de encontrarse en los niveles y condiciones adecuadas para que la frenada del vehículo sea la óptima. Si han pasado más de 30.000 kilómetros sin cambiarlo deberías plantearte revisarlo para comprobar si necesita ser cambiado.

Aceite y filtros

El aceite y el filtro de aceite trabajan de la mano para mantener su coche en perfecto funcionamiento. El primero ofrecerá la lubricación perfecta a tu motor y el segundo filtrará numerosos elementos dañinos para el motor. En ambos casos la revisión ha de realizarse con una frecuencia alta de entre cada 10.000 y 20.000 kilómetros.

Anticongelante

El anticongelante o el refrigerante cobrará más importancia si cabe en esta calurosa Semana Santa. Deberías revisar que el líquido para se encuentre entre los dos niveles de máximo y mínimo que marca el tanque del líquido. Se ha de cambiar cada 60.000 kilómetros, sin embargo hay que estar atento al nivel a no ser que pueda tener alguna pérdida.

Pilotos

Normalmente los coches suelen avisarnos en caso de que alguna de las luces de nuestro vehículo se haya fundido o estropeado. Si no es el caso, conviene que hagamos un revisado luz por luz, desde los intermitentes hasta las luces antiniebla. Si toca conducir de noche por carreteras desconocidas lo mejor es ir bien iluminado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *