lunes , 10 diciembre 2018
Líquido de frenos: Siete de cada 10 vehículos lo lleva en mal estado.
Líquido de frenos: Siete de cada 10 vehículos lo lleva en mal estado.

El 70% de vehículos circula con el líquido de frenos en mal estado: riesgos y comprobación

Según uno de los últimos estudios publicados recientemente por ATE España, la marca de fricción e hidráulica de Continental, siete de cada 10 coches circulan por las carreteras españolas con el líquido de frenos en mal estado. Un dato altamente alarmante y que evidencia la necesidad de sensibilizar a los conductores de la importancia de comprobarlo para gozar de una conducción segura.

Importancia del líquido de frenos

Responder a la pregunta sobre por qué es importante mantener el líquido de frenos en un estado óptimo resulta sencillo cuando se trata de un elemento básico de la seguridad al volante. Su principal función es transmitir la fuerza ejercida sobre el pedal de freno a las pastillas y/o zapatas para llegar a detener el vehículo. Es decir, el líquido circula alrededor de los frenos y ayuda a transferir la acción del conductor sobre el pedal de freno para accionar el mecanismo de frenado.

Es por ello que a mayor tiempo de cambio del líquido de freno mayor será el tiempo de respuesta del vehículo a la hora de frenar, segundo que pueden resultar decisivos a la hora de evitar cualquier tipo de accidente o colisión.

Entre las consecuencias negativas de llevar el líquido de frenos en mal estado se encuentra la perdida de respuesta en la frenada del vehículo o el deterioro de los elementos que rodean al freno

Otro de los problemas que pueden derivarse de un vehículo que no tiene el líquido en un correcto estado afecta a los elementos que rodean al freno. Así pues, la corrosión o el deterioro prematuro de los componentes del freno como el ABS, la bomba de freno o los latiguillos puede ser otra de las consecuencias.

nivel-del-liquido-de-frenosComprobar el estado del líquido de frenos

Con el paso del tiempo, el líquido de frenos absorbe la humedad exterior y acumula agua. Es por ello que resulta muy importante no dejar que se acumule mucha agua en el líquido de frenado. Para comprobar que el líquido está en perfecto estado, el color del líquido debe ser amarillo transparente y encontrarse siempre entre las dos marcas de máximo y mínimo. Junto a la comprobación visual también se debe realizar el cambio o una vez cada cuatro años o cada 120.000 kilómetros, según recomendamos desde Top Recambios.

Por su parte, la marca Continental, autora del citado estudio, recomienda cambiarlo entre el primer y el tercer año de uso del vehículo y siempre en un taller especialista como Top Recambios, ya que “con un mantenimiento correcto, un trabajo profesional y un líquido de máxima calidad, lograremos mejorar nuestra seguridad, acortaremos la distancia de frenada y prolongaremos la vida de nuestro sistema de frenos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *