sábado , 21 julio 2018

7 consejos para que la pintura del coche brille como el primer día

Los coches necesitan toda nuestra atención si queremos que el desgaste propio de los años sea el menor posible. La tendencia a lo largo de la vida útil del vehículo se repite en muchos casos. Cuando está nuevo, cuidamos hasta el mínimo detalle y lo mantenemos reluciente. Unos mimos que decrecen conforme va transcurriendo el tiempo hasta olvidarnos prácticamente por completo de su conservación.

La pintura del coche es lo primero que nos llama la atención. Un factor clave para rejuvenecer o envejecer nuestro vehículo en función de las precauciones que hayamos tomado desde el primer día. Bien es cierto que se trata de unos de los elementos más resistentes del automóvil, pero no por ello está exento de cuidados.

Trucos para cuidar la pintura del coche

Conservar limpio nuestro coche es algo más que una simple cuestión estética. En él pasamos muchas horas al cabo del año y requiere de cuidados higiénicos como la propia casa. Si además quieres conseguir que el coche luzca como el primer día, te recomendamos estos consejos para cuidar la pintura de la carrocería:

Estaciona el coche en el garaje o a la sombra

Puede parecer una obviedad, pero es un factor determinante para mantener la buena apariencia de la pintura. Los coches que duermen en garaje quedan protegidos de las inclemencias del tiempo y, sobre todo, de los rayos ultravioleta del sol. Por eso, y si no no tienes más remedio que dejarlo en la calle, intenta dejarlo en zonas sombreadas donde no reciba el impacto directo del sol.

lavado-coche

Cómo lavar el coche

Una de las principales dudas es cómo se debe lavar el coche para evitar rayar la pintura. El mejor método es lavarlo a mano con una esponja suave que no deje marcas en la carrocería. Emplea también un champú especial para coches, bayetas de microfibra y agua a presión media para el aclarado. Lógicamente requiere de un tiempo que a veces no se tiene, pero evita los autolavados en la medida de lo posible. Los rodillos golpean con dureza provocando microarañazos. Si no tienes más remedio opta por los sistemas más nuevos con rodillos de fibra.

Te recomendamos que laves el coche cada 4-6 semanas. La mejor manera de mantener la rutina es fijarse un día al mes exclusivo para dejar el coche como el primer día, asociarlo como un hobby más. Sólo así conseguiremos quitar a tiempo las sustancias que se depositan cada día en la pintura. Excrementos de aves, alquitrán del asfalto, gotas de gasolina o insectos que afectan al buen estado de la carrocería si no se eliminan a tiempo.

Precaución con los árboles

Debes tener precaución a la hora de aparcar debajo de un árbol, especialmente en primavera. Una acción que puede ser muy perjudicial para la pintura ya que desprenden un polen amarillo que no eliminarás fácilmente. Si se da esta circunstancia emplea productos especiales y no dejes pasar mucho tiempo.

Repara los daños rápidamente

Es posible que durante los años que tenemos el coche podamos sufrir algún percance que dañe la pintura. Incluso la mala acción de algún vándalo. Cualquier golpe o raya que haya penetrado la lámina superficial y haya dejado al descubierto el metal debe ser reparado lo antes posible para evitar la corrosión de la carrocería.

Nieve y playa

Si pasas unos días en la nieve o en la playa y aparcas en la orilla del mar es importante que laves el vehículo nada más finalizar tus días de vacaciones. El salitre se acumula en la carrocería afectando al buen estado de la pintura. Durante los meses de frío, en las zonas montañosas se emplea sal para deshacer el hielo de la calzada, acumulando sustancias que salpican a la carrocería cuando circulas por la carretera.

Descontamina y encera la pintura

Lo más probable es que por muchas precauciones que tomes, la pintura irá degradándose levemente con el paso del tiempo. Por ello, es recomendable que cada seis meses realices un tratamiento descontaminante y un encerado de la pintura. Mediante el descontaminado lograrás eliminar las sustancias que se adhieren a la pintura como resinas de árbol, pulverizados y demás, y no se quitan con un lavado normal.

Pulir la pintura

El complemento perfecto a todas las recomendaciones anteriores. Pulir la pintura del coche cada 2-3 años te ayudará a conservar la pintura como el primer día. Mediante un pulido puedes eliminar los daños más superficiales de la carrocería, elimina arañazos y devuelve el brillo a la pintura del coche.

Además cierra los microporos que se pudieran haber ocasionado y que pueden provocar la corrosión de la pintura. Después de pulir la pintura es importante encerar el coche para darle el brillo que nos gusta.

One comment

Responder a José ... Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *