viernes , 22 junio 2018

ITV: todo lo que has de saber sobre ella

La ITV o la Inspección Técnica de Vehículos ha de ser superada por todos los vehículos  de tracción mecánica de manera periódica. En estas revisiones obligatorias los técnicos ponen el foco en determinados elementos del vehículo como las ruedas, frenos, amortiguadores, dirección, motor y emisión de gases, hasta otros aspectos más sencillos como los cinturones de seguridad, las luces o las lunas. Todo ello con el objetivo de aumentar la seguridad de todos los vehículos que circulan por nuestras carreteras .

¿Qué es la Pre-ITV?

Para evitar que el coste de la revisión se dispare debido a que se tenga que acudir dos veces a pasar la ITV, el vehículo debe ser revisado previamente. Para ello muchos talleres ofrecen el servicio de Pre-ITV, que en el caso de Top Recambios es totalmente gratuito. En este análisis previo se realiza una inspección similar a la de la ITV con el objetivo de detectar fallos y arreglarlos antes de acudir a la ITV.

Posibles resultados de la ITV

Tras realizar la prueba en la estación su vehículo puede tener cuatro tipos diferentes de resultados: favorable sin fallos, favorable con algún fallo menor que nos indicarán para poder revisarlo cuando vayamos a un taller, desfavorable y negativa.

Revisión desfavorable

En este caso la propia estación de ITV bloquea los papeles de nuestro coche y el permiso de circulación. Para recuperarlos dispondremos de un plazo a definir por los técnicos de la ITV en función de la dificultad de la reparación, pero que no podrá exceder los dos meses, para acudir a un taller, a nuestra elección, y subsanar los problemas. Al pasar la nueva revisión, no se paga nuevamente por la inspección y si se da como favorable nos devolverán nuestros papeles del coche. De lo contrario nuestro vehículo será dado de baja temporalmente.

Revisión negativa

El caso más grave y menos habitual a la hora de pasar la ITV es el de la declaración de revisión negativa. Este queda reducido a la detección de fallos muy graves de difícil solución para que el coche pueda seguir circulando. En este caso el conductor ni siquiera pueda sacar su coche de la estación de ITV rodando y tendrá que llevar el coche en una grúa.

7557684310_faa79fb132_b
flickr.com

¿Cuáles son los plazos de la ITV?

La frecuencia y la fecha en la que debemos pasar la Inspección Técnica de vehículos depende de diferentes factores primando la antigüedad del vehículo que vamos a revisar. En el caso de tratarse de una primera revisión, el propietario deberá pasarla antes de que se cumplan cuatro años de la primera matriculación.

En el caso de un turismo, tras pasar esta primera ITV tendremos dos años justos a partir de la fecha en la que hemos pasado la primera revisión, para pasar la siguiente, y así sucesivamente hasta llegar a los 10 años. Y a partir de los 10 años, la revisión se debe hacer con una periodicidad anual. Por su parte, respecto a las motos y ciclomotores también están sujetos a revisión, pero los plazos son diferentes. En el caso de los ciclomotores, la primera revisión de ITV se debe pasar a los tres años. Y a partir de ahí, cada dos años.

En el caso de tratarse de una primera revisión, el propietario deberá pasarla antes de que se cumplan cuatro años de la primera matriculación

Por cierto, el hecho de que se pase la fecha tope para pasar la ITV no supone una sanción cuando pasemos la nueva, y tampoco nos podrán multar si tenemos el coche metido en un garaje sin circular. Lo que la ley prohíbe expresamente es que se circule con la ITV caducada.

Si tu coche ha excedido el plazo de vigencia de la ITV puedes reservar una cita previa en tu centro más cercano desde itvcitaprevia.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *