sábado , 18 agosto 2018

Operación retorno: Consejos para el cuidado de tu coche

Durante estos días arranca la ‘operación retorno’ y antes de coger carretera es vital que revises al milímetro tu vehículo para evitar posibles incidencias. Acciones como revisar los niveles del motor o la presión de los neumáticos no lleva mucho tiempo y puede evitar males mayores que terminen costándote un extra a la vuelta de vacaciones..

Consejos para la operación retorno

A continuación, enumeraremos los principales focos del cuidado de tu coche a los que has de prestar atención antes de emprender la marcha.

*Los intervalos de mantenimiento recomendados en la tabla son orientativos, pueden variar, dependiendo del vehículo
*Los intervalos de mantenimiento recomendados en la tabla son orientativos, pueden variar, dependiendo del vehículo

Revisar los niveles

El líquido refrigerante, anticongelante, el aceite, el líquido de frenos y el nivel del agua han de encontrarse cercanos a los niveles máximos antes de iniciar un trayecto de larga distancia. El motivo por el que no debemos llegar al nivel máximo es que el calor puede hacer que estos líquidos cambien su densidad y terminen rebosando.

Además, recuerda que el deposito del líquido refrigerante ha de abrirse siempre con el motor frío. Si no te esperas el tapón puede salir disparado hacia tu cara y los vapores con temperaturas altísimas pueden causarte quemaduras.

Las presiones

No olvides que el único contacto que existe entre tu coche y asfalto son tus neumáticos. Tanto conducir con las presiones por encima como por debajo del nivel recomendado para tu vehículo puede desgastar las ruedas hasta el punto de sufrir un pinchazo o un reventón.

Si la presión en excesivamente baja, la banda de rodadura se calentará por encima de los índices normal acortando la vida del neumático hasta en un 15%. En cambio, si la presión está por encima del nivel recomendado, la banda de rozamiento se desgastará de forma agresiva en el centro, comprometiendo el agarre del coche en calzadas en mal estado.

A parte de las presiones, no debes dejar pasar echarle un ojo al desgaste del dibujo del neumático, el ancho de sus flancos, que la cubierta no tenga cortes y que estén bien equilibradas.

En cuanto a la rueda de repuesto, esta también tiene que ser revisada por si es necesario su uso en caso de pinchazo.

Los frenos

Durante el periodo estival los frenos es una de las partes del vehículo que más sufre. El calor que generan las pastillas de freno al frenar se multiplica con la alta temperatura ambiente. Con termómetros por encima de los 35ºC la refrigeración de los frenos es mucho menor y como consecuencia aparece el sobrecalentamiento. Si en nuestra conducción no tenemos en cuenta este hecho, los discos pueden acabar dañados incrementando la factura de una posible reparación.

¿Cómo puedes actuar para evitar el sobrecalentamiento de los frenos? Por ejemplo, cuando circules con vías con cambios de pendiente procura jugar con las marchas cortas. De este modo, y evitando una conducción agresiva, el coche no perderá fuerza y evitarás pisar el pedal de freno.

El aire acondicionado

Comprueba la carga del aire acondicionado antes de partir. Un viaje sin este elemento puede convertirse en una experiencia insufrible y más si coincide con una ola de calor. En el caso de que el aire de tu coche tarde en enfriar o la temperatura del chorro de aire no concuerda con la temperatura que hayas marcado, lo más seguro es que tu aire acondicionado se halla descargado.

A la hora de hacer un uso eficiente del aire acondicionado has de tener presente una serie de recomendaciones. Cuando tu coche ha estado aparcado a pleno sol, lo primero que tienes que hacer es bajar las ventanillas para que el calor acumulado se disipe. Una vez que el vehículo se ha aclimatado a la temperatura ambiente es momento de poner en marcha la refrigeración. Tampoco es eficiente, ‘medioambientalmente hablando’, que la temperatura en nuestro vehículo esté por debajo de 25ºC una vez ya ha desaparecido el calor.

El líquido refrigerante

Si le has echado un ojo al nivel del líquido refrigerante en varios meses más vale que lo revises y lo repongas. En verano la temperatura del motor aumenta considerablemente y no contar con suficiente refrigerante puede causar una avería muy grave e incluso que el coche termine en llamas.

En el caso en el que sientas una gran oleada de aire caliente dentro del habitáculo, no dispones de una garrafa de líquido refrigerante y el próximo taller está a unos cuantos kilómetros de distancia, estos son los pasos que has de seguir. Por un lado, enciende la calefacción al máximo para que todo el calor acumulado del motor entre en el habitáculo. Por otro, para contrarrestar el calor que ha entrado en el interior, baja las ventanillas y así el aire caliente se desvanecerá.

Desde Top Recambios queremos apuntar una serie de consejos para hacer frente al sofocante calor del verano.

FUENTE: segundocoche.com
FUENTE: segundocoche.com

Hora de salida

Evita partir en las horas en las que se registra la cresta de calor, es decir, al mediodía. Es preferible empezar el viaje a primera hora de la mañana. Si es un viaje de corta/media distancia, iniciar la marcha a partir de las seis de la tarde es buen momento.

Descanso

El calor hace que nuestro cuerpo se sienta más cansado. Es muy importante parar cada dos horas y tomar bebidas refrescantes y con un porcentaje de cafeína. De este modo evitarás quedarte dormido al volante.

Niños y animales

La temperatura de un habitáculo de coche al sol se eleva hasta los 60ºC. Este incremento se produce en corto periodo de tiempo y hace que la sensación de calor sea insufrible. Por tanto, no te olvides ni una mascota o un niño olvidado en el interior del coche. El porcentaje de sufrir un golpe de calor es muy elevado.

Consecuencias del sol

No somos los únicos a los que les afecta la incidencia de los rayos ultravioleta del sol. Tanto la chapa como los plásticos de la carrocería de tu coche sufren una paulatina degradación y pérdida de color. Para que este efecto sea el menor posible, te recomendamos que aparques en zonas que cuenten con sombra, aunque tengas que andar más.

El salpicadero de tu coche en verano está expuesto a posibles deformaciones de algunos componentes. La solución más eficaz, aparte de aparcar el coche a la sombra, es hacer uso de un parasol.

Depósito de gasolina

Los días en los que haga mucho calor no pidas que te llenen el depósito completamente. El combustible se haya a unos 6ºC en el interior del tanque. Por tanto, a la hora de entrar en contacto con el depósito, que está muy caliente, hace que la gasolina se dilate y aumente su volumen pudiendo provocar un desbordamiento.

En el caso de que sufras algún tipo de percance que te obligue a detenerte en una vía, aquí tienes una guía para la correcta colocación de los triángulos

Esperamos que estos consejos te hayan servido de ayuda y que puedas disfrutar de un viaje placentero y sin avería alguna. ¡Feliz regreso a todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *