jueves , 20 septiembre 2018

¿Refrigerante o anticongelante? Cómo se ha de llamar

Desde Total afirman que refrigerante es la denominación correcta

A pesar de ser el mismo producto, un elevado número de conductores tiene la idea equivocada de que el anticongelante es únicamente un producto que se le añade al vehículo cuando se halla en zonas de bajas temperaturas con el fin de evitar la congelación de la mezcla.

A pesar de que esa es una de sus funciones, la principal y más importante es la de ejercer de refrigerante del motor. De hecho, es imprescindible su uso para evacuar el exceso de calor que produce un motor. Además, regula la temperatura del propulsor y evita que ciertas piezas metálicas y aleaciones lleguen a fundirse. Por tanto, como bien afirma el fabricante Total en su blog, la denominación correcta ha de ser “refrigerante”.

Funciones del refrigerante

A parte de refrigerar y liberar el exceso de calor que produce el motor, el líquido refrigerante cuenta con una serie de funciones específicas

  • Preservar las cualidades lubricantes del motor.
  • Proteger el propulsor de la congelación.
  • Luchar contra la aparición de la erosión y la corrosión
  • Evitar espumas y cavitaciones en algunos elementos del motor.
  • Impedir que variaciones en el tamaño de las piezas como consecuencia de las altas temperaturas que produce el propulsor.

Ante todo, la elección del líquido refrigerante ha de seguir las recomendaciones de cada fabricante de automóviles para prevenir futuras averías o daños.

Composición del refrigerante

El líquido refrigerante está compuesto entre un 45% y un 75% de agua, entre un 25% y un 50 % de monoetilenglicol (MEG) o monopropilenglicol (MPG), necesarios para evitar la congelación y, finalmente, entre el 3% y el 8% son aditivos cuya función es la de proteger de la erosión y la corrosión las distintas piezas del motor.

Como señala el blog de Total, los aditivos, entre ellos antioxidantes y anticorrosivos, protegen de la corrosión que ejerce el al agua. Gracias a los anticálceos la cal que acumula el agua presente en el refrigerante es disipada y no es necesarios temer por posibles obstrucciones.

A pesar de los productos químicos que componen este líquido, su pH se mantiene entre el 7 y el 8. Se trata de una acidez muy escasa que afecta nimiamente a la estructura de los metales del motor.

Es imprescindible el uso del refrigerante y no de agua para que el motor deje de tener ‘fiebre’. Por una parte, ha de aguantar temperaturas altísimas sin llegar a evaporarse. Por otra, cuando bajan en exceso las temperaturas, el refrigerante ha de hacer su papel como anticongelante del resto de elementos y fluidos del motor. De emplear agua, el depósito acabaría evaporado en cuanto el motor alcanzase más de 100ºC. A su vez, si la temperatura ambiente está por debajo de los 0ºC, el agua se congelaría y podría causar algún que otro reventón.

Ante todo, la elección del líquido refrigerante ha de seguir las recomendaciones de cada fabricante de automóviles para prevenir futuras averías o daños.

¿Cómo rellenar el líquido refrigerante/anticongelante?

IMG_20160818_121856

En caso de ir en marcha y encenderse este testigo Anticongelante, el protocolo a seguir es el siguiente:

  • Parar y apagar el vehículo.
  • Esperar a que el motor se enfríe. Nunca abrir el depósito del refrigerante con el motor aún caliente. Este líquido está a una temperatura muy alta y de retirar la tapa antes de tiempo, podría provocar quemaduras en las manos y brazos y daños en los ojos a causa de los fuertes vapores.
  • Una vez el motor esté frío, se ha de rellenar el depósito hasta la marca que indica que está completo.
  • Cerrar la tapa del depósito y el capó y continuar la marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *