lunes , 10 diciembre 2018

Guía total del sistema de frenos del automóvil

Los frenos son la seguridad activa más importante de un coche y una de sus piezas clave. Sin embargo, muchos conductores no parecen entenderlo bien. Según diversas fuentes, aproximadamente el 40% de los defectos detectados por el ITV corresponden a los frenos. Y es que no es suficiente llevar el coche al autocentro cuando algo sale mal. Es por ello que hay que revisar los frenos con periodicidad ya que el sistema de frenado es el elemento de seguridad más importante del vehículo.

Cómo funciona el sistema de frenos

Blaise Pascal fue un matemático y filósofo francés del siglo XVI que formuló el principio de que un cambio de presión en un punto de un fluido confinado se comunica sin disminuir a todas las partes del fluido. En un sistema de frenado de automóviles, las líneas de freno están llenas de un “fluido confinado”. Cuando se aplica presión a través del pedal de freno de un pistón en el cilindro, la presión se transmite por igual a los cuatro frenos.

“La presión sobre el pedal del freno fuerza el líquido de frenos en el cilindro maestro (el contenedor de líquido de frenos) a través de las líneas de freno a los cilindros de la rueda para detener el coche”, explicó Andrew Brown, mecánico de automóviles con más de 25 años de experiencia en el mundo del automovilismo. “Una parte del doble cilindro maestro se conecta con las ruedas delanteras y la otra con las ruedas traseras”, añade.

Según diferentes fuentes, aproximadamente el 40% de los defectos detectados en la ITV corresponden al sistema de frenado

tipos-de-frenos-y-consejos-para-su-cuidadoTipos de frenos

Los principales tipo de freno que incorporan los vehículos son dos, los frenos de disco y los de tambor:

Frenos de disco

Los frenos de disco se caracterizan en primer lugar porque disponen de una menor superficie de fricción. Pese a ello su frenada es más eficaz y progresiva que la que ofrecen los frenos de tambor ya que se refrigeran con mayor rapidez. Éstos pueden instalarse tanto dentro como fuera de la rueda.

En el debe hay que destacar que los frenos de disco tienen un mayor desgaste que los frenos de tambor y que pueden torcerse, agrietarse u oxidarse porque son muy sensibles a factores como la humedad o el polvo. Es importante estar muy pendientes de su estado ya que nuestra seguridad depende de ello

Frenos de tambor

Estos frenos están ubicados en la rueda y fueron los primeros en emplearse. A partir de la década de los 60 se empezaron a sustituir por los frenos de disco en el eje delantero.

El problema principal de este tipo de discos es que su capacidad de refrigeración es muy pequeña y tanto su mantenimiento como su montaje es más complejo que el de los frenos de disco. Además, su detención es más súbita y esto puede provocar un mayor peligro de que el coche vuelque. Son, no obstante, frenos muy eficientes y su desgaste es menor que el de otro tipos de freno.

Elementos externos que influyen en el frenado

Mantenga su sistema de amortiguación en perfecto estado, ya que éste es responsable de un aumento del 10% en la distancia necesaria para frenar. Asimismo, no le quite ojo al estado y la presión de sus neumáticos porque determinan la eficacia del frenado, ya que una de sus misiones es transmitir la potencia y el frenado.

Tenga en cuenta el estado de la carretera, hay asfaltos con mayor agarre mejor que otros. A esto se une el clima, que también afectan a la eficiencia y capacidad del frenado. Tenga cuidado con la nieve y el hielo (la adherencia es prácticamente cero) y las primeras gotas de lluvia, mezcladas con polvo y suciedad de la calzada, se convierten en un serio peligro

elliquidodefrenosLíquido de frenos

El líquido de frenos es higroscópico, lo que significa que no sólo absorbe agua, sino que atrae agua. Limpiar el sistema de frenos en un máximo de cada 2 años puede ahorrar infinidad de reparaciones del sistema de frenos durante la vida del vehículo. La limpieza del fluido de la transmisión cada 2-3 años o 50.000 kilómetros puede duplicar o triplicar la esperanza de vida de las modernas transmisiones automáticas.

Mantenimiento del sistema de frenado

  • Compruebe siempre que sea posible la potencia de frenado de cada una de las cuatro ruedas con un medidor de freno. No olvide comprobar la efectividad del circuito.
  • Verificar el estado de los sistemas de frenado al menos cada 20.000 kilómetros.
  • Mantenga el nivel de líquido de frenos indicado. Compruébelo con frecuencia y reemplácelo cada dos o 3 años o cada 50.000 kilómetros.
  • Asegúrese de revisar periódicamente el estado de las pastillas de freno. Su vida media es de 25.000 kilómetros pero puede llegar a agotarse antes dependiendo de la dureza del neumático y de su estilo de vida y conducción.
  • Recuerde que debe cambiar la zapata de freno por cada cuatro cambios de pastillas de freno.
  • Compruebe que sus faros y luces de freno están trabajando.
  • No modifique el sistema de frenos original.
  • Observe los tiempos dados por el fabricante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *