sábado , 18 agosto 2018
facebook.com/desguaceslatorreoficial

10 recambios de coche que no has de comprar en un desguace

La crisis económica ha azotado durante casi diez años a los hogares españoles y parte de las consecuencias se han visto reflejadas en el sector automotriz. Las más evidentes han sido la caída de las ventas de automóviles (en el último año y medio han logrado  despegar gracias a las ayudas gubernamentales), la subida de la edad media del parque automovilístico español a 14 años y el aumento de conductores que busca recambios en los desguaces. Todas estas realidades han hecho que la seguridad de las carreteras en España se vea comprometida.

facebook.com/DGTes
facebook.com/DGTes

Recambios de coche de alto riesgo en un desguace

Cierto es que, en algunos casos, comprar una pieza de repuesto en un desguace puede hacerte ahorrar hasta un 300% en comparación con el valor de una pieza nueva y que estos centros se encargan del reciclado de aquellos vehículos fuera de circulación. Pero, hay que remarcar que existe una serie de elementos de tu coche que, de ser comprados en un desguace, pueden comprometer seriamente tu seguridad y la de los demás conductores. A continuación detallamos los diez componentes que no has de comprar en un desguace.

Los neumáticos

13529136_1038899472864115_3395985834588638099_n

Como ya hemos mencionado en más de una ocasión, los neumáticos son el único elemento de contacto entre tu vehículo y el asfalto. Por ello, es vital que tanto la carcasa como el dibujo de ésta
estén en perfecto estado. Además los neumáticos hay que sustituirlos de dos en dos o los cuatro al mismo tiempo.

Si te haces con cada uno de un modelo o antigüedad diferentes, te expones a sufrir estos problemas:

  • Que alguno de los neumáticos de estos centros de reciclado cuente con un plano. Este hecho puede generar vibraciones molestas que afecten a otras partes de tu coche como el sistema de frenado o la amortiguación
  • Que los neumáticos hayan sido expuestos en exceso al sol, a líquidos corrosivos, grasas o combustibles. En este caso, puede que las gomas se hayan desgastado en exceso y afecten negativamente al estado de tu coche.
  • Si dichos neumáticos han sido montados por vehículos cuyo sistema de frenado o amortiguación se encontraba el mal estado, puede que las características de la goma se haya visto afectada.
  • Cada vehículo desgasta de una u otra manera las ruedas. Por tanto, igual el coche que ha calzado dichos neumáticos anteriormente los ha desgastado más de la cuenta

 

El embrague

MVzexBQh

El embrague es uno de los elementos que tienden a romperse de manera más prematura en el vehículo. Es preferible que no te arriesgues a sufrir una avería en el futuro próximo si sustituyes tu embrague estropeado por uno de desguace. La principal causa de que un embrague esté en mal estado es:

  • Malos hábitos del conductor a la hora de manejar su vehículo.

Los amortiguadores

El sistema de amortiguación cuenta con un papel protagonista en la seguridad activa de los conductores y pasajeros. Esto se debe a que los amortiguadores son los encargados de absorber vibraciones, impactos o golpes.  Además, son los encargados de soportar el alto pesaje del vehículo y garantizar una idónea estabilidad en curva.

Con unos amortiguadores en mal estado corres el riesgo de:

  • Derrapar con el coche, que éste tarde un espacio de tiempo mayor en frenar y que la carrocería se mueva en exceso al absorber las distintas imperfecciones de la calzada.
  • Salvo que no tenga fugas de aceite en el exterior, es muy complicado determinar el kilometraje de los amortiguadores.

Teniendo en cuenta que los amortiguadores comienzan a deteriorarse de forma más agresiva a partir de los 30.000 kilómetros, aunque se sustituyen a los 70.000 kilómetros, es preferible comprar un juego nuevo y no uno de segunda mano, ya que la integridad de estos puede ser puesta en entredicho. Si el amortiguador no está en buen estado se pueden producir fugas de aceite, así como sufrir un reventón.

Los amortiguadores hay que cambiarlos en pareja, es decir, de dos en dos. El fin no es otro que evitar que el desgaste sea irregular y que el coche no se desvíe de su trayectoria a altas velocidades.

Una vez que los sustituyas, tendrás que realizarle ‘el paralelo’ para que los neumáticos no se degraden de manera irregular o que el vehículo no pierda la trayectoria correcta al pisar el pedal del freno. El precio de esta operación ronda los 60€.

Discos y pastillas de freno

10622915_706773749410024_4378687300038233897_n

Los discos de freno son, al igual que los neumáticos, uno de los dos elementos de seguridad más importantes del vehículo. El sistema está compuesto por el disco, anclado al buje de la rueda, y dos pastillas, cada una colocada en cada lateral. Cuando el conductor presiona el pedal del freno, las pinzas aprietan las pastillas de freno que, a su vez, entran en fricción con el disco hasta detener el coche.

Los discos de freno se suelen vender en packs de dos. Esto debe a que se aconseja cambiar los discos de frenos en parejas de dos para que el desgaste de ambos se lo más parejo posible y evitar así que el coche frene más de un lado que de otro. El coste de un par de discos de frenos es de más o menos de 120€.

Si le calzas a tu coche unos discos de frenos usados lo más común es que, si arrastran un desgaste pronunciado, aparezcan ruidos molestos al frenar. Es más, si la vida de las pastillas está en sus últimas, las pinzas de freno entran en contacto directamente con el disco, rayándolo hasta causar una posible rotura del éste.

Correa de distribución

espaciocoches.com
espaciocoches.com

Más vale que nunca sufras una rotura de la correa de distribución, pues muchos elementos de motor se pueden ver afectados. La correa es la encargada de sincronizar el cigüeñal con el árbol de levas, controlando así el movimiento de las válvulas respecto a los pistones.

Una de las razones por las que no hay que comprar este elemento en un desguace es porque determinar la edad y número de kilómetros es prácticamente imposible.

Airbag

Uno de los avances del siglo XX, en cuanto a seguridad automotriz, ha sido el airbag. Este sistema está conformado por bolsas de aire que se inflan en un tiempo inferior a 0’3 segundos y evitan el impacto directo de los ocupantes contra elementos de gran dureza como es el volante o los asientos delanteros.

Normalmente, los airbags cuentan con una caducidad de una década. Es por ello que no se recomienda que os hagáis con un repuesto de este elemento en un desguace. En el caso en el que el airbag esté defectuoso, la probabilidad de salir perjudicado en un accidente se multiplica.

La batería

dscf4835_red

En principio una batería cuenta con una vida útil de cuatro años si el uso es el adecuado. Si por el contrario, el vehículo se usa en exceso o el conductor se deja las luces puestas una vez estacionado el vehículo, pueden ver comprometida su durabilidad.

Como no es posible inspeccionar la batería por dentro para comprobar el desgaste de sus componentes, es preferible que dicho recambio sea oficial. Puede que por ahorrarte unos euros te hagas con una de segunda mano y al cabo de unos meses te veas obligado a comprar una a estrenar.

Termostato

Se trata de la vara de medir de nuestro vehículo. Gracias a este elemento sabemos si la temperatura del motor es demasiado elevada. Un mal funcionamiento de esta pieza podría provocar un sobrecalentamiento del motor que terminase en avería.

El precio de un termostato nuevo no supera los 50€. Además, con unas nociones básicas de mecánica serás capaz de sustituirlo tú mismo. Por dicho precio, más vale comprar uno de primera mano y evitar los problemas ya citados.

Escobillas

Mantener el parabrisas del coche limpio y despejado es vital para contar con una buena visibilidad. La climatología (altas temperaturas o lluvias intensas) hacen que las escobillas del coche tiendan a desgastarse rápidamente. Su vida útil es de uno o dos años dependiendo de las condiciones a las que se enfrenta el vehículo en el día a día.

El precio de unas escobillas nuevas es tan bajo que no merece la pena comprarlas en un desguace. Más vale que las sustituyas por unas de primera mano y cuentes con la garantía de que tu parabrisas se mantendrá despejado de suciedad o agua durante al menos dos años.

Bomba de agua

2015_08_21_17_07_51

La bomba de agua y la correa de distribución trabajan de la mano. Es por ello que se recomienda que cuando llegue el momento de sustituir la correa, la bomba de agua también sea cambiada.

Este elemento se encarga de transportar el calor sobrante del motor al exterior del vehículo. Debido a bajo coste en los talleres de recambios de confianza, es más que recomendable que te hagas con una nueva y no con una de desguace.

Como bien dice el dicho, en ocasiones lo barato sale caro y en este caso el precio puede ser tu vida y la de los transeúntes que te rodean. No te la juegues y prima la seguridad a los euros que te puedas ahorrar.

One comment

  1. Interesante post. Yo añadiría el motor. Es cierto que en la compra del producto es posible ahorrar un buen pico, sin embargo tenemos que analizar los costes totales, incluyendo los riesgos que conlleva. Teniendo en cuenta que la mano de obra que tenemos que pagar por la reparación tiene un peso muy importante en la factura, lo mejor es no jugársela y poner un motor remanifacturado (que no es lo mismo que revisado o reparado). De esta forma te aseguras una alta calidad en la reparación y una garantía total en la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *