viernes , 22 junio 2018
FUENTE: facebook.com/BeSafeEs

Un cinturón nacido para salvar dos vidas

La firma escandinava ‘Be Safe’ cuenta con una amplia gama de sillas y cinturones que tienen como fin salvar la vida tanto a las embarazadas, como a los bebés y a los niños.

Desde el nacimiento del automóvil de combustión interna, a finales del siglo XIX, ha existido un ser que se ha visto vulnerable e indefenso ante los peligros que acechan en la carretera. El feto, es el más propenso a sufrir daños, con posibles secuelas posteriores, o directamente la muerte en caso de accidente. El objetivo de empresas como ‘Be Safe’ y organismos como la DGT, es que la cifra de fetos, bebés y niños cuya muerte o daños hayan sido causadas por un accidente de tráfico descienda a cero.

Para lograrlo, es vital concienciar a la sociedad del uso obligatorio y responsable del cinturón de seguridad cuando se trata de embarazadas. A pesar de que es obligatorio desde el año 2.006, el debate sobre si es más seguro o no portarlo puesto. Pues bien, desde CEA, Seguridad vial, hacen hincapié en que el uso de este elemento es obligatorio sin excepciones.

¿Cómo hay que colocarlo?

En principio, para que el cinturón de seguridad haga el menor daño posible tanto a la madre como al feto, ha de ser colocado con la parte superior de la cinta entre los senos y la parte inferior debe estar a la altura de la pelvis. De este modo, el vientre se encuentra libre de posibles estirones bruscos del cinturón.

Es muy importante que la fuerza ejercida por el cinturón caiga sobre los huesos que sobresalen de la cadera, pues estos hace las veces de sujeción para mantener fijo el cinturón. Es en este apartado en el que ‘Be Safe’ ha diseñado un complemento ideal para embarazadas. Se trata de una almohadilla que se sitúa en el asiento y sobre la que se sienta la embarazada. Dicha almohadilla se sujeta al asiento rodeando el respaldo. Una vez que la mujer se halle sentada y con el cinturón puesto, ha de sujetar la parte inferior de éste con el amarre que se encuentra entre sus piernas, De este modo, el cinturón siempre quedará a la altura de la pelvis.

Chalecos y sillas con un objetivo en común

Otro elemento complementario a la almohadilla, es el chaleco protector. Se trata de un pequeño chaleco que fija el cinturón entre los pechos. De este modo, se evita una desviación del cinturón y que este pueda causar lesiones a la madre o al feto en caso de haber una colisión.

Las sillas para bebés y niños han avanzado a paso agigantados en las últimas décadas. Hoy en día, estos elementos parecen sacados de los monoplazas de competición en cuanto a seguridad se refiere. Los últimos modelos, aquellos que son más seguros, cuentan con tres anclajes ‘Isofix’, un arnés con cómodos imanes, altura ajustable del reposacabezas en 10 pasos, pie de apoyo plegable y con alarma para avisar de su correcta colocación y asa para transportar la silla.

Poco a poco, pero sin pausa, el camino hacia la meta de cero muertes de bebés y embarazadas en accidentes de tráfico se está allanando. Inventos y productos como los tratados van en la dirección correcta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *