jueves , 20 septiembre 2018

Color del humo: guía para adelantarte a posibles problemas

Uno de los síntomas más evidentes del estado de salud de nuestro vehículo sale de nuestro tubo de escape. Nos referimos al humo, de cuyo tipo y color podemos extraer diferentes síntomas del buen o mal funcionamiento de nuestro vehículo. Un humo que nos permitirá ir un paso por delante a la hora de detectar posibles averías o fallos del motor, olernos un problema y evitar males mayores.

Tipos de humos

En líneas generales existen 5 diferentes colores de humos que nos deberán poner en alerta: marrón, blanco espeso, gris, azul y negro. La gravedad o no de su emisión no sólo dependerá del color, sino también del tipo de humo, de su nivel de condensación y de si se emite sólo durante el arranque o a lo largo de la conducción. Vamos a arrojar luz sobre ellos.

Humo marrón

Se trata del color de humo del que menos nos tenemos que preocupar. El marrón puede ser debido a dos factores que no representan ninguna anomalía en el motor pero que detallamos igualmente. Su emisión puede ser debida a una oxidación de los gases a nivel interno o a una acumulación de óxido en el tubo de escape a nivel externo. Esta última en caso de que fuera muy extrema nos podría llevar a la necesidad de tener que sustituir el tubo de escape.

Humo blanco en diferente espesor

El humo blanco es uno de los que más nos abre el abanico de las interpretaciones. Si es poco, no muy espeso y aparece durante el encendido es algo habitual, sobre todo en invierno. Sin embargo el tipo de humo blanco y la duración en la emisión será lo que nos dé pistas de por dónde vienen los problemas. Si a tu vehículo le cuesta tiempo encenderse o si cuando lo hace lanza una gran y espesa humareda blanca se podría deber a una mala puesta a punto del sistema de inyección diésel, por lo que ese humo espeso es vapor de gasóleo producto de que la bomba de inyección introduce el combustible a destiempo lo cual provoca que sólo se queme una parte y el resto se evapore formando el humo blanco y espeso que tiende a desaparecer tras el arrancado.

Si estamos ante un tipo de humo blanco muy persistente y que no sólo aparece durante el encendido es un claro síntoma de un problema con la refrigeración. Si emite además un olor característico es más que posible que el refrigerante se esté mezclando con el combustible. Ante esto puede que sea un problema de junta de culata y sea necesaria su sustitución.

Humo gris

El humo gris está abierto a numerosas interpretaciones por lo que el autodiagnóstico preventivo es mucho más complejo de realizar. Desde un atasco o funcionamiento incorrecto del PVC (sistema de ventilación del cárter) hasta que se está quemando líquido de transmisión. Sea lo que fuere, conviene pasarse por cualquiera de nuestros 18 talleres de Top Recambios para descartar un grave avería.

Humo azulado

Si el humo que sale de nuestro tubo de escape tiene un tono azulado es un síntoma inequívoco de que se está quemando demasiado aceite. Se suele producir al encontrarse desgastados los sellos de la guía de las válvulas o los anillos del pistón. Ante esto deberíamos revisar los niveles de aceite con mayor regularidad y sustituir las piezas defectuosas, tales como válvulas o anillos del pistón. Otro de los motivos del humo azul es que esconda algún tipo de deficiencia en el soplado del turbo.

Humo negro

Aquí conviene matizar que no es lo mismo que aparezca una gran nube de humo negro al pisar a fondo, algo que podría entrar dentro de la normalidad, que vayamos emitiendo humo negro constantemente de mayor o menor densidad durante toda la conducción. En este segundo escenario suele deberse a un problema con la válvula recirculadora de gases de escape, también conocida como EGR. Otro causante del humo negro constante puede deberse a que el caudalímetro está defectuoso y necesita sustitución.

One comment

  1. Sergio Gómez Aguilar

    Buenos días. Yo tengo un Opel Monterey 3.0DTI 16v 159cv. Motor Isuzu 4JX1. Yo en frío suelo dejarlo a ralentí unos 5 minutos y al salir de mi garaje tengo que subir una cuesta y me echa mucho humo blanco hasta al llegar arriba unos 5 o 10 segundos. Luego ya no me vuelve a echar más humo blanco ni negro en ningún momento. Pero si arranco y salgo no me echa ningún tipo de humo. Lo que sí noto es que el humo transparente del escape pica en la garganta por su olor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *